Editorial

La medicina veterinaria y el amor

154


Dentro de nuestras charlas, en nuestra convivencia cotidiana, en el ambiente profesional, en nuestro día a día, circulan libremente ciertos conceptos y valores que sin lugar a dudas son importantes, como la dedicación, la calidad de nuestro trabajo, el conocimiento, el apuro tecnológico. Todos estos son siempre bien recibidos y valorados, tanto para incentivar nuestro trabajo, como también para ofrecer argumentos publicitarios convincentes. En paralelo a esos valores positivos, tenemos a nuestro alrededor también una serie de manifestaciones de violencia a todos los niveles - relaciones personales, política, economía, cuestiones sociales. En los programas de noticias y en la industria del entretenimiento, lo que más vemos son escenas violentas de todo tipo - tiros, explosiones, muertes y variados tipos de perversión. Como contrapartida, falta espacio y llega a haber cierto pudor en manifestar y hablar de amor, gratitud, empatía, compasión, respeto, compartir, generosidad.


La medicina veterinaria, al igual que muchas profesiones, nos da la oportunidad de practicar, contribuir, aprender y mejorar toda esta gama de sentimientos. Atendemos, cuidamos, tratamos. Si consiguiéramos llevar esa empatía, esa compasión, ese respeto y ese amor que tenemos por los animales, a los tutores y sus familias, así como también a otras personas con las que convivimos en el barrio y en el ambiente de trabajo, veremos que siempre existe una oportunidad para ejercitarlas. También veremos que con estas actitudes podremos ampliar nuestra capacidad de interacción con el mundo, con una visión diversificada en relación a la que generalmente nos proponen. O imponen.


Si prestamos atención a esas intenciones en referencia a las demás formas de vida, la naturaleza y el planeta, vamos a crear una relación con lo que existe a partir de un lugar interior más pleno, ampliando nuestras percepciones y expandiendo la empatía, el respeto y el amor que hoy creemos tener en plenitud, para que ocupe todo nuestro campo vital.


Todos los días se nos presentan oportunidades de elegir entre ser o no compasivos. Podemos demostrar condescendencia para esa realidad general de conductas alienadas, indiferencia, insensibilidad y violencia que se nos presenta, o entonces buscar activamente una conexión con nuestro núcleo empático, amoroso, respetuoso. Si aprovechamos las oportunidades que nuestra profesión nos ofrece, estaremos contribuyendo para una "ecología de sentimientos" solidaria y humana en su mejor sentido, con gratitud por los caminos y desafíos que nos tocan, aprovechando las experiencias nuevas para que, por sobre todas las cosas, ejercitemos el amor en lugar de la indiferencia y de la aceptación pasiva de formas cada vez más diseminadas de violencia - sutil u ostentosa. Este momento necesita de actitudes como esas, positivas y medicinales, compasivas y corajosas. Y sumamente lúcidas.


Que todos podamos celebrar nuestra profesión este 9 de septiembre, vibrando con amor, compasión y empatía, y así poder transformarnos en seres humanos plenos.



Maria Angela Sanches Fessel

CRMV-SP 10.159