MVC

La isla de los gatos abandonados

Isla Furtada, localizada en el estado de Rio de Janeiro, Brasil, es el destino final de centenas de gatos


Jully Kosloski

MV, CRMV-PR: 19.214

Alumna de residencia

UFPR

jully.kosloski@ufpr.br



Alexander Welker Biondo

MV, CRMV-PR: 6.203

MSc., prof. dr. asociado

UFPR

abiondo@ufpr.br


En el estado de Rio de Janeiro, dentro del municipio de Mangaratiba, existe una pequeña isla a 8 kilómetros del continente, oficialmente llamada Isla Furtada, pero que popularmente es conocida por otro nombre: Isla de los gatos. A pesar de ser considerado un crimen ambiental, el abandono de gatos en la isla viene sucediendo hace por lo menos 70 años, y es considerado parte de la cultura local. No se sabe como fueron a parar allí los primeros animales, pero de acuerdo con leyendas locales, una familia intentó habitar la isla a mediados de 1950, y cuando decidieron volver al continente, dejaron algunos gatos que comenzaron a reproducirse.


No existen alimentos suficientes o agua potable en la isla. Las aves y otros pequeños animales ya no se los ve en el lugar. Frecuentemente llegan voluntarios de ONGs locales para dejar alimento seco y agua para esos animales. La Secretaria de la Salud del municipio pide a la población que no alimente a los gatos, alegando que esto aumenta la cantidad de animales que se abandonan en el lugar. No obstante, tanto la secretaria como las ONGs coinciden en que se debe controlar la población de felinos de la isla. En este sentido, los animales son capturados y esterilizados, y posteriormente, los más sociables son destinados para adopción. Los más salvajes vuelven a la isla, debido a que los abrigos ya no poseen capacidad para recibirlos, además de que es imposible socializarlos.


A pesar de los esfuerzos de las ONGs y del municipio, la población de gatos continúa aumentando, debido a la reproducción desenfrenada y al aumento de abandono durante la pandemia de Covid-19, una situación que genera un enorme impacto ambiental sobre el ecosistema de la isla.



Para el artículo completo, accese:

https://www.revistaclinicaveterinaria.com.br/Login/Acervo